El 44. Reserva Natural de Tiempo Libre

Hoy quiero hablar de un alojamiento vacacional que visité hace poco en familia.

El 44 es un complejo ubicado en las afueras de la localidad de Capilla del Monte, en el norte del Valle de Punilla, a 102 km. de Córdoba Capital.

 

Entre las opciones de alojamiento cuenta con: 

  • Alojamiento “Mil Estrellas”
  • Apart hotel
  • Casas de Granja
  • Casas de Campo

Nos hospedamos por 5 noches en una Casa de Campo, con mi esposo y mis tres hijos de 11, 12 y 16 años.

Las Casas de Campo

La casa que nos tocó es muy cómoda y bien decorada. Al llegar se encuentra la cochera en un nivel más bajo, luego ascendiendo unas escaleras, se llega a la puerta de entrada. Cuenta con una sala de estar en la que se puede descansar, jugar juegos de mesa o ver televisión; una cocina comedor, amplia, un baño de visitas; subiendo unas escaleras de pocos escalones dos habitaciones, una matrimonial y una con dos cama marineras (es decir que podían dormir los tres allí) y un baño completo. Saliendo de la cocina hay una terraza con asador. Usamos ese espacio para casi todas las comidas que realizamos en nuestra estadía, ya que es un lugar fresco, rodeado de naturaleza, sonorizado con el canto de los pájaros autóctonos.

Las casas cuentan con una distribución que privilegia la privacidad de cada una. Todas la aberturas, menos la puerta de frente y la salida a la terraza, cuentan con mosquitero.

A la mañana temprano dejan en la puerta una canasta con el desayuno compuesto por: tres termos: leche caliente, café y jugo de naranja exprimido. En distintas bandejas distribuyen: panes y bizcochos; frutas; fiambres y mantecas; dulce de leche, mermelada saquitos de té, mate cocido, azúcar y edulcorante; y, en una de las mañanas una bandeja con huevos duros. Súper completo para nosotros. (ver foto en la galería)

 

Entretenimiento y Servicios

El personal está al servicio de los visitantes, tanto desde lo Administrativo como en el Entretenimiento. Este aspecto es un ítem aparte y a destacar. Todos los días hay actividades para realizar en familia o por edades. Actividades en la pileta, caminatas, rapel, palestra, ritmos latinos, búsquedas de tesoro por el complejo, tirolesa, actividades manuales, streetching, arquería, cabalgata, bonsai, ordeñe, reforestación, alimentación de los animales de la granja, mansedumbre, maquillaje, cocina, títeres, cuentos, canopi, torneo de fútbol y hasta una kermes y un fogón… todos a cargo de personal de entretenimiento con toda la predisposición de hacer pasar hermosos momentos a grandes y chicos. Además hay canchas de tenis, bochas, bicicletas para alquilar, etc. Sin olvidar la hermosa huerta de frutas, verduras y aromáticas, de la que los visitantes pueden servirse libremente sus productos, cuidando de no dañar ni perjudicar la producción.

 

El entorno

El entorno es único ya que se encuentra inserto en la montaña, en la que se ha tratado de modificar lo menos posible el ambiente natural. Hay senderos de ripio que lo recorren por completo y otros que llevan a algunos miradores del paisaje serrano. la flora y la fauna son parte de las vacaciones del visitante, ya que, especialmente las aves acompañan al pasajero desde su alojamiento por todo el Complejo.

 

Algunos puntitos en contra…

Se podría ver el precio como una contra… pero se justifica con el buen mantenimiento, la atención, la cantidad de personal, el número de actividades y los materiales de primer nivel que rodean al visitante.

Otro punto es el deficiente servicio de wi fi en las Casas de Campo, aparentemente es por la cantidad de vegetación lo que interfiere en la señal. En nuestro caso debíamos esperar a bajar a la zona de pileta o el Sum para poder enviar mensajes. Tampoco contábamos con señal telefónica. Si bien las vacaciones son para desenchufarse, es bueno saber que se cuenta con el servicio, aunque uno decida no usarlo todo el tiempo.

Un puntito que también resta es la falta de aire acondicionado. Hay ventiladores de techo en todos los ambientes, pero por las temperaturas de los días de enero hubiesen sido necesario un refresco extra.

De todos modos es un lugar disfrutable al 100%. En nuestro caso no participamos de todas las actividades, pero sí disfrutamos de las comodidades del complejo, del contacto con la naturaleza, de los momentos compartidos en familia.

Creo que el 44 además de todo lo expuesto tiene el adicional de su filosofía pacífica y ecológica, que está de manifiesto en la estadía que proponen a sus visitantes.

Deja un comentario